Curiosidades

Tips que necesitas para decidir en qué bolso invertir

Añadir a nuestra colección un bolso de calidad que se convierta en nuestro mejor aliado durante varios años no es una cuestión fácil. Los diseños de firmas premium o del universo del lujo realizados con materiales de primera línea suelen tener un precio elevado e invertir en ellos es una decisión que deberíamos meditar con calma si no queremos arrepentirnos a la primera de cambio.

Los bolsos son un objeto de deseo que mueve billones de dólares a nivel mundial y hacerse con un diseño que merezca la pena depende de varios factores. Más allá de apostar por un modelo que nos seduzca por su belleza, aspectos como la comodidad, la atemporalidad, los materiales y los acabados son esenciales para comprar un bolso que sea el rey de nuestro armario hoy y de aquí 10 años.

La comodidad y la ligereza, dos básicos

Antes de entrar en aspectos más técnicos, nos detenemos en dos características que consideramos básicas, que el bolso sea cómodo y que pese poco. Un modelo liviano nos podrá acompañar durante toda la jornada sin ocasionar incómodos dolores de espalda.

Además, a esto le sumamos que el bolso cuente con varios compartimentos dentro (para no volvernos locas al buscar las llaves o el monedero) y que se pueda colocar de diversas maneras (por ejemplo, un modelo que se pueda llevar de mano o colgado al hombro, así lo podremos cambiar de posición a lo largo del día). La versatilidad juega a favor de un buen bolso.

Que el material sea de calidad

En un artículo que dedicamos en especial a la diferencia entre un bolso de piel low-cost y uno firmado por una casa de lujo descubrimos que “la piel vacuna es la que más se suele utilizar y aquí también hay muchas diferencias de precio, desde el serraje que utilizan muchas firmas económicas hasta la piel flor (la primera capa del animal) con las que suelen utilizar las marcas de primera”.

En Arte y Cuero leemos que “la piel vacuna es más gruesa y resistente, por lo que será menos propensa a roturas que la de otro animal. Los bolsos hechos con este material suelen ser flexible, transpirable, dúctil y se puede teñir o dejarla con su acabado natural. Es durable, con esto queremos decir que su envejecimiento es bueno y puede durar hasta cinco veces más que otro tipo de telas”.

Además de tener en cuenta en material con el que se ha generado el bolso, debemos fijarnos en detalles como los remates, las puntadas (cuanto más pequeñas sean las puntadas más coste de producción tiene, por lo que la calidad es mucho mayor) o los lujados (proceso que adhiere la pintura con algo de pegamento a los cantos para sella la pieza). Asimismo, buscaremos un forro resistente, el ante en el interior puede ser una decisión acertada, aunque la lona tiene mucha popularidad.

El tamaño, que se ajuste a tus necesidades

Invertir en un bolso más grande o más pequeño dependerá del fin para que vayas a emplearlo. Si buscas una joya todoterreno que te acompañe de la oficina a una cena, opta por un modelo shopping con gran capacidad. Por otro lado, si sueñas con una pieza para ocasiones especiales, los diseños de pequeño formato serán la mejor compra. Otra opción recomendable si no lo tienes muy claro es quedarte en un punto intermedio, así tendrás un bolso que se adaptará a diferentes situaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *